UNAM cuidará cinco pedregales de San Ángel

0
4

 

México, 22 Jun (Notimex).- La Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM adoptó cinco afloramientos rocosos de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (REPSA) que se integrarán a las actividades de docencia e investigación de la entidad académica y que además vigilará para su preservación.

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), estos pedregales, considerados “laboratorios vivos” y ubicados en un área aproximada de 1.2 hectáreas, integran la única reserva ecológica urbana protegida por una institución de educación superior en su campus.

Mediante un comunicado, indicó que a partir de la firma de un programa de rescate, se encargará de la preservación de esta zona y promoverá visitas académicas, trabajos semestrales y proyectos de tesis sobre estos espacios, que forman parte de un ecosistema único.

La directora de la Facultad de Ciencias, Catalina Stern, destacó la importancia de defender estos espacios de riqueza excepcional en Ciudad Universitaria, y dijo que el programa de manejo de estas áreas fue estructurado por profesores de licenciaturas como Ciencias de la Tierra y Biología, y será coordinado por una comisión técnica de académicos del Secretariado Ejecutivo de la reserva.

A su vez, la secretaria Ejecutiva de la Reserva, Silke Cram, confió en que el compromiso para cuidar este ecosistema haga eco en otras dependencias universitarias para entender su importancia, “pero también porque nos permite ver que somos parte de la naturaleza y el paisaje, y necesitamos reconocer que los requerimos para nuestro bienestar”.

Antes de la firma del Programa General para la Identificación, Rescate y Conservación de los Afloramientos Rocosos de la Facultad de Ciencias y sus Áreas de Amortiguamiento, el exsecretario de la REPSA, Antonio Lot Helgueras, precisó que se trata del único ecosistema natural en una zona urbana que existe dentro de las 20 megaciudades con más de 10 millones de habitantes.

En la conferencia “REPSA y archipiélago de pedregales”, el también investigador del Instituto de Biología precisó que esta zona también presenta el índice de biodiversidad de especies por hectárea más alto, comparado con un ecosistema como el de selva húmeda en el país, además de contrarrestar la isla de calor en la ciudad, la contaminación y el ruido, y permite la recarga de los mantos freáticos.