Tenacidad y sensibilidad, virtudes de tripulación aérea femenil de Marina

0
3

 

 

México, 28 Jun (Notimex).- Tenacidad, templanza y fortaleza, en combinación con agilidad y sensibilidad que sólo una mujer puede dar son virtudes que caracterizan a la primera Tripulación Aérea femenil de la Secretaría de Marina-Armada de México.

Al abrir un espacio a Notimex, antes de partir a su siguiente misión, las tripulantes de la aeronave KING AIR 350, equipada para Operaciones de Ambulancia Aérea, expresaron su dicha de formar parte de esta primera ambulancia integrada por cuatro mujeres preparadas para brindar atención donde se les requiera.

En entrevista, la piloto teniente de corbeta, Sofía Teresa Flores Vázquez, revela que la Secretaría de Marina-Armada de México cuenta ya con un buen número de mujeres plenamente preparadas que participan a la par con los hombres en diversas misiones que van desde patrullaje, rescate y servicios médicos.

Por ello planteó que era más que obvio que se tuviera que contar ya con una aeronave integrada por una tripulación completamente femenina y que es motivo de orgullo tanto a nivel nacional como internacional.

Reveló que para ser parte de esta tripulación, conformada por piloto, copiloto, enfermera de vuelo y mecánico, al igual que muchas compañeras tuvo que pasar por una intensa formación en la Escuela de Aviación en La Paz, Baja California Sur.

Posteriormente tuvo oportunidad de colaborar en el Escuadrón de Transporte de Tapachula, así como en el 031 de la Ciudad de México, además de haber volado un avión Casa 295 y al término de sus prácticas fue dada de alta en La Paz volando un King Air Bravo 350 en versión patrulla.

Experiencia similar tuvo la copiloto teniente de corbeta, Susana Vázquez García, quien revela que detrás de su asignación a cargo de esta ambulancia aérea existen horas de entrenamiento y formación, por las cuales son reconocidas al igual que muchos hombres.

Explicó que desde que comenzaron a operar en esta nueva etapa profesional, han participado en el traslado de neonatos que requieren atención urgente, hasta vuelos de apoyo a la Fundación Michou Mau, ya que la prioridad para esta tripulación es ayudar a la población en cualquier momento que lo requiera.

Al respecto, la enfermera de vuelo, teniente de corbeta Lakhrir Singh Ortega, comparte la felicidad que ha significado para ella colaborar con la Marina, toda vez que ella originalmente no fue formada en las filas castrenses.

“Yo soy contratada y tengo cinco años en el servicio, lo cual ha sido un cambio muy interesante desde diferentes puntos de vista”, expresa sonriente al confesar que desde siempre sintió una gran admiración por el Ejército y la Marina.

Por ello, dijo, al ser contratada en el Hospital Naval de Ensenada fue que inició un proceso donde tuvo la oportunidad no solo de crecer, "sino de enamorarse aún más de lo que implicaba dar sus servicios profesionales para la Marina".

Entonces fue que finalmente se capacitó como enfermera de vuelo y hoy, tras varias evaluaciones y trabajo continuo, forma parte de la primera tripulación femenina.

Al referirse a lo que implica el trabajo de servicio en Operaciones de Ambulancia Aérea, la piloto Flores Vázquez destacó que lo importante “es tener ese cuidado con las personas que trasladas por el momento en el que están pasando”.

Para ello, dijo, es indispensable darles el confort necesario, ya que en muchas ocasiones están pasando por una situación difícil “y de ello te puede hablar mejor Singh, quien siempre está al lado del paciente y que por lo mismo tiene que tratarlos con mucho tacto”.

Al respecto, la enfermera Singh Ortega agregó que en efecto, una parte de su trabajo, además de garantizar la integridad de  los pacientes que son transportados, es asegurarse del apoyo moral o psicológico que éste pueda tener o su acompañante, que por lo general suele ser un familiar.

Y en esa labor no solo participa la enfermera, sino toda la tripulación, de ahí la importancia de este primer equipo ciento por ciento femenino, ya que, en cada misión, todas colaboran de manera integral y empática, desde la piloto hasta la mecánico, asegurándose de que los transportados lleguen bien a su destino.

Es así que con el apoyo de la cabo Leslie Pineda Ortiz, mecánica de aviación, y quien no pudo estar en la entrevista porque se encontraba atendiendo instrucciones sobre su siguiente misión, la primera tripulación femenina de la Secretaría de Marina reitera su llamado a las mujeres mexicanas a no dejar de luchar por sus metas.

“Luchen por lo que quieren y esfuércense por alcanzar sus metas. Existen instituciones como la Secretaría de Marina que impulsan a las mujeres. Recuerden, no hay límites ni topes, más que los que nosotras mismas nos pongamos”, finalizó la piloto Flores Vázquez.

La primera tripulación femenina de la Secretaría de Marina está a cargo de un King Air 350, una aeronave tipo turbo hélice de mediano alcance y que resulta ser una de las naves más rápidas, equipada como ambulancia con capacidad de dos camillas y tres pacientes ambulantes o si se requiere, una camilla y una incubadora.