Reportan avances en remozamiento del Museo Nacional de Antropología

0
6

 

* Las obras de impermeabilización deben concluir antes de terminar el año

México, 26 Jun (Notimex).- La reparación e impermeabilización de la superficie total de las azoteas del Museo Nacional de Antropología (MNA), a cargo de la Coordinación de Obras del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), registra hasta el día de hoy un avance de 46 por ciento. 

El director de ese recinto museográfico, Antonio Saborit, informó lo anterior al señalar que existen recursos asegurados para continuar con la impermeabilización, que inició a mediados del año pasado en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, para continuar en los techos de las salas Oaxaca, Mexica y Sierra Norte de Puebla del recinto. 

Indicó que en este momento, las obras se realizan en el Edificio de Gobierno y destacó que continúan las labores del museo, que de enero a abril de este año recibió 1.3 millones de visitantes, lo que representa una cifra récord.

Saborit enfatizó que las áreas impermeabilizadas están secas y la empresa contratada sigue laborando en la obra. Aseguró que ninguna área del recinto ha cerrado por goteras, humedad o filtración de agua; “la Sala Oaxaca está cerrada, pero por motivos distintos: estamos trabajando en su digitalización”.

Comentó que para iniciar la segunda fase del proyecto de remozamiento se requiere de un permiso del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), que está por otorgarlo porque “desde 2010, el Museo Nacional de Antropología es un Monumento Histórico, por lo que cualquier intervención de esta naturaleza debe ser aprobada" por la institución. 

Resaltó que existe el recurso económico para continuar los trabajos en las azoteas; sin embargo, “no es un problema del Museo Nacional de Antropología, sino un trámite normal que se debe seguir en cualquier caso similar al que ocupa ahora al recinto”.

Sobre la foto de una cubeta en el interior del museo que circuló en redes sociales, el directivo explicó que esta apareció el sábado antepasado en la escalera que conduce a la ex Escuela Nacional de Antropología e Historia.

"Fue curioso porque no llovió jueves, viernes, sábado, ni domingo de esa semana. Sucedió que el sábado por la madrugada, sobre ese descanso de la escalera había una lona mal puesta que se venció por el peso del agua que tenía y salpicó sobre ese descanso de la escalera”, detalló.