La guerra comercial entre China y EEUU se agrava con más aranceles de Trump para Pekín

0
2

 

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respondió este viernes a los nuevos aranceles anunciados por Pekín a productos estadounidenses con más gravámenes a bienes chinos, en un recrudecimiento de la guerra comercial que amenaza la economía global.

China informó este viernes de su intención de imponer nuevos aranceles a bienes importados de Estados Unidos por 75.000 millones de dólares, y Trump respondió a las pocas horas con medidas de represalia que afectan a importaciones valoradas en 550.000 millones de dólares.

"Durante muchos años China (y muchos otros países) se han estado aprovechando de Estados Unidos en el tema comercial, mediante el robo de propiedad intelectual y en muchos otros aspectos", dijo Trump.

"China no debería haber anunciado nuevos aranceles a productos estadounidenses valorados en 75.000 millones", recriminó el presidente estadounidense a Pekín, quejándose de que la medida estaba "motivada políticamente".

Los aranceles chinos de entre 5 y 10% se aplicarán a 5.078 productos estadounidenses en dos fases – el 1 de septiembre y el 15 de diciembre-, precisaron las autoridades de Pekín.

El gigante asiático también anunció que impondrá gravámenes de un 25% a los automóviles procedentes de Estados Unidos y un 5% a las piezas sueltas a partir del 15 de diciembre.

– "Empiecen a buscar alternativas a China" –

Cuando Trump anunció que respondería este viernes también ordenó a las empresas estadounidenses "que empiecen a buscar inmediatamente alternativas a China", sin explicitar qué mecanismo puede usar un presidente para impedir a las empresas comerciar con Pekín.

La rapidez con la que se agravan las tensiones comerciales preocupa a muchas empresas estadounidenses que dependen de China para sus suministros o para importar productos que venden a los consumidores.

"Es imposible para las empresas planear el futuro en un ambiente de este tipo", dijo David French, representante de la Federación Nacional Minorista.

"Francamente no necesitamos a China y estaríamos mejor sin ellos", sentenció Trump, en una serie de tuits en los que criticó al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, por sus desacuerdos en política monetaria preguntándose quién es el "mayor enemigo" de Estados Unidos, si el jefe del banco central o el presidente chino, Xi Jinping.

En un momento en que el Fondo Monetario Internacional recortó sus previsiones para el crecimiento mundial por la incertidumbre comercial, en su discurso anual ante la convención de bancos centrales en Jackson Hole, Powell advirtió sobre "riesgos significativos" en el horizonte.

Las bolsas reaccionaron con nerviosismo al anunció de China y Wall Street abrió en rojo y profundizó las pérdidas después del anuncio de Trump. Al cierre de la jornada el Dow Jones perdió 600 puntos equivalentes a un 2,4% y el Nasdaq cedió 3%.

Pekín justificó los aranceles señalando que Estados Unidos "ha llevado a una continua escalada de las fricciones económicas y comerciales entre China y Estados Unidos, violando el consenso alcanzado por los dos jefes de Estado en Argentina y en Osaka".

– "El tiempo es esencial" –

La influyente Cámara de Comercio estadounidense urgió a ambas partes a volver a la mesa de negociaciones para encontrar una solución.

"Pese a que compartimos la frustración del presidente, creemos que un compromiso continuo y constructivo es lo adecuado para avanzar", dijo el líder de la asociación de empresas, Myron Brilliant, en un comunicado. "El tiempo es esencial. No queremos un mayor deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China".

La incertidumbre ha sacudido los mercados y ha llevado a los rendimientos del bono del Tesoro a 10 años por debajo de las tasas de la deuda a corto plazo. Esta inversión de las curvas, que volvió a repetirse el jueves es considerada por los expertos como un aviso de recesión.

Desde Estados Unidos los funcionarios afirman que las negociaciones comerciales con China continuarán el mes próximo. Pero el portavoz del ministerio de Comercio chino, Gao Feng, dijo el jueves no estar informado de cuándo comenzaría la siguiente ronda.

Las dos potencias están enfrentadas en otros temas como las disputas territoriales en el mar de China meridional, las protestas en Hong Kong o la embestida de Estados Unidos contra el fabricante tecnológico Huawei.