«Elisa y amigos» cautivan con coreografías en el Auditorio Nacional

0
10

 

 

México, 3 Jul (Notimex).- La Gala de Estrellas “Elisa y amigos” deleitó al público mexicano con las actuaciones de bailarines de primer nivel, pero fue la inesperada propuesta de Elisa Carrillo con los jóvenes del Berlin Youth Ballet, la que sorprendió por la energía que emprendieron en una coreografía contemporánea.

“Tendremos en esta ocasión la presencia por primera vez en nuestro país, del Joven Ballet de Berlín, para mí es muy importante saber que estos jóvenes están con nosotros, porque son un gran ejemplo para las jóvenes generaciones y para todos los niños y niñas que sueñan con llegar a un escenario”, dijo Elisa Carrillo en un video.

Mediante las pantallas del Auditorio Nacional, la primera bailarina del Staatsballett Berlin aseguró la noche del martes que para ella era una gran alegría poder compartir este evento con todos los amigos de la danza, y adelantó los estrenos y nombres de los participantes, algunos de los cuales también dieron su testimonio.

La gala abrió con un grand pas de deux del ballet “Barba Azul”, en donde de forma elegante, como sus trajes blancos con dorado, Kristina Kretova (Bolshoi Ballet) y Julian MacKay (Mikhailovsky Theatre Ballet) realizaron una gran cantidad de giros y cargadas acompañados por cuatro parejas de la Compañía Nacional de Danza.

La primera aparición de Elisa Carrillo, ataviada en rojo, fue junto con Marcelo Gomes (Semperoper Dresden Ballett), quienes en el pas de deux del ballet “Amorosa”, realizaron un baile sensual pero delicado, como los pétalos luminosos que caían en la pantalla gigante detrás de ellos, al ritmo de Antonio Vivaldi.

Enseguida otra mexicana hizo su aparición, Katia Carranza (Miami City Ballet), acompañada de Dinu Tamazlacaru (Semperoper Dresden Ballett) cuyos saltos asombraron al público; la pareja tuvo como fondo un hermoso jardín para la pieza “Tarantella”, el cual contrastó con sus trajes azulados.

El drama en “Le Parc” lo protagonizaron Kristina Shapran y Timur Askerov, ambos del Mariinsky Theatre Ballet, con coreografía de Angelin Preljocaj y música de Mozart, que mostraron una gran fuerza en el escenario de un recinto lleno.

Los ángeles de la pintura proyectada en la pantalla cobraron vida con los cubanos Yolanda Correa (Staatsballett Berlin) y Yoel Carreño (Norwegian National Ballet) junto con ocho bailarines de la Compañía Nacional de Danza, en “Diana y Acteón”, un Pas de deux del ballet La Esmeralda, con coreografía de Agrippina Veganova.

La primera parte del espectáculo dejó a los asistentes boquiabiertos, como se escuchó en los comentarios durante el intermedio, por el dinamismo, velocidad y fuerza de cada uno de los movimientos, principalmente en brazos, de los 11 bailarines a los que se integró Elisa en “All long dem day”, con música de Nina Simone y coreografía de Marco Goecke, el cual fue colmado de aplausos y gritos.

Al cabo de 15 minutos, la segunda parte de la Gala inició con Elisa Carrillo y su esposo, el ruso Mikhail Kaniskin (Staatsballett Berlin), en una breve pero romántica actuación con “La Creación”; así como la que realizaron Yolanda Correa y Yoel Carreño en “Elegie der Herzen”, cuyo corazón se hizo uno en el fondo de un cielo estrellado.

Previamente, el pas de deux del ballet “Llamas de París”, conquistó a los asistentes por los más de 30 giros que dieron sobre sí Kristina Kretova y Julian MacKay, en el jardín de un palacio francés, ella luciendo un vestido con los colores de la bandera de ese país: azul, blanco y rojo; él con los bordes de su chaleco con los mismos tonos.

Dinu Tamazlacaru, con un traje desalineado deambulando a las afueras de un café parisino, realizó un solo en “Les Bourgeois”, al ritmo de Jacques Brel y los pasos de Ben Van Cauwenbergh, el cual agradó a los asistentes, quienes al concluir cada pieza, e incluso antes de, llenaron de aplausos a sus protagonistas.

Su teatralidad alegre contrastó con el otro solo de la noche a cargo de Kristina Shapran, en “La muerte del cisne”, cuyos pasos siempre en puntas cautivaron al público, todavía más conmovido por el acompañamiento de piano y chelo que dieron vida a la música del compositor Camille Saint-Saëns.

El piano también acompañó a Jovani Furlan (New York City Ballet) y Marcelo Gomes, quien estrenó en México “Ami”, pieza para la cual realizó la coreografía con música de Frédéric Chopin, en una especie de lucha el uno contra el otro.

Para cerrar con broche de oro, nuevamente la pareja del Staatsballett Berlin se apoderó del escenario, en el Tercer acto de “Onegin” pas de deux, en el que Elisa, vestida de morado, se resistía al elegante Mikhail, al cual no pudo perdonar en la coreografía de John Cranko, pero al concluir el tema, los esposos, satisfechos con la lluvia de aplausos, sellaron su complicidad con un beso.

Después de más de dos horas de giros, saltos y desplazamientos, la Gala concluyó con unos pasos por parte de cada uno de los participantes y, finalmente, todos se reunieron en el escenario para agradecer con reverencias las palmas de la gente, además de que recibieron una escultura de manera como reconocimiento.