Con obras de conservación evitan desertificación en Sierra Cucapá

0
4

México, 23 Jun (Notimex).- Ejidatarios realizan obras de conservación para combatir la desertificación de un terreno de 50 hectáreas en la Sierra Cucapá, ubicada al sur de la ciudad de Mexicali, con lo que pretenden mantener la vegetación del lugar que beneficia el hábitat de animales como el borrego cimarrón, coyote, liebre y gato montés.

Los trabajos de restauración realizados en el ejido General Heriberto Jara buscan conservar y aumentar la vegetación como el matorral desértico micrófilo, árboles como el palo fierro (Olneya tesota), uña de gato (Acacia greggii), y arbustos como la gobernadora (Larrea tridentata) y la hierba del burro (Ambrosia dumosa).

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) informó que al ser esta vegetación escasa y al no existir barreras naturales, cuando es época de lluvias, el suelo que se ha formado es arrastrado por el agua hacia las partes más bajas, eliminando la poca materia orgánica que se había acumulado por años.

Este fenómeno es parte de la desertificación, la cual principalmente se produce cuando existen variaciones climáticas y la actividad humana es una de sus causas principales, con acciones tales como los cultivos y el pastoreo en exceso, la deforestación y la falta de riego.

Sucede porque los ecosistemas de las tierras áridas, que cubren una tercera parte del total de la tierra, son extremadamente vulnerables a la sobreexplotación y a un uso inapropiado de la tierra. El término desertificación no hace referencia a la expansión de los desiertos existentes.

El proyecto de Compensación Ambiental localizado a las faldas de la Sierra Cucapá inició en 2017 con el objetivo de intentar frenar la erosión del suelo y aumentar la cobertura vegetal, mediante técnicas de recuperación de suelos y captación de agua de lluvia.

Hasta el momento, se reporta que el grupo de ejidatarios con el apoyo de alrededor de 20 personas beneficiadas con empleo temporal, han desarrollado 22 mil metros de barreras de piedra acomoda que sirven para frenar el escurrimiento de agua de lluvia y capturar materia orgánica.

Dichas barreras también son de gran ayuda para que las semillas que generan los árboles y arbustos se queden en el terreno sin ser arrastradas por precipitaciones; estas condiciones de retención de mayor humedad favorecerán a su germinación.

Las labores de restauración han permitido la plantación de nueve mil árboles nativos junto a los que se cavaron terrazas individuales que funcionan para captar el agua de lluvia, y se agregó un producto para la retención de humedad.

La Conafor señaló que el ejido General Heriberto Jara pretende destinar este terreno a la conservación y se espera que en el futuro se proponga como parte de una nueva área de conservación ecológica, por lo que instaló un cerco perimetral de alambrada con longitud de tres mil 800 metros para la protección del proyecto.

La importancia de estas acciones radica en que también se beneficie el hábitat de mamíferos como coyote, liebre y gato montés, así como del borrego cimarrón (Ovis canadensis), especie que está enlistada en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 como sujeta a protección especial (Pr).