Benny Moré, la voz que unió a México con Cuba Pável Granados

0
4

 

*El escritor e investigador asegura que "El Bárbaro del Ritmo" es un fenómeno cultural y musical

Por Claudia Pacheco Ocampo

México, 23 Ago (Notimex).- Benny Moré fue la gran voz que unió a México con Cuba y es uno de los símbolos más fuertes de la música en español, afirmó el escritor Pável Granados.

A cien años del natalicio del cantante y compositor cubano, conocido como “El Bárbaro del Ritmo” y “El Sonero Mayor de Cuba”, el director de la Fonoteca Nacional destacó que ha sido la voz principal de la música cubana en el siglo XX y su huella ha sido tan profunda, que ya tiene la característica de leyenda.

“Alguna vez le pregunté a quienes llegaron a tratarlo, qué hacía genial a Benny Moré y el músico Luis Ángel Silva 'Melón', quien tuvo la suerte de haber tocado con él, me decía que aparte de su voz, ritmo y carisma, tenía una gran capacidad para improvisar”, platicó a Notimex.

El son cubano, precisó, es un complejo diálogo entre el solista y el coro, de tal manera que da un amplio margen para la improvisación, y Benny Moré era un hombre incansable y espontáneo en ese sentido.

“Un total de 32 son algunas de sus grabaciones más célebres, pero no todas han sido descubiertas, aunque sí son las que grabó con Dámaso Pérez Prado, a principios de los años 50 en la Ciudad de México”.

Pável Granados recordó que, en alguna ocasión, ambas celebridades grababan varios temas hasta que en uno de ellos, Benny Moré hizo una improvisación.

“Se le ocurrió decir: ‘Quién inventó el mambo que me provoca un chaparrito con cara de foca’, lo cual ofendió mucho a Pérez Prado, y aunque éste siguió hasta el final, salió muy furioso de la grabación quedando enemistado con él”.

Benny Moré nació el 24 de agosto de 1919 en Santa Isabel de las Lajas, en La Habana, una zona rural de Cuba. Al llegar a México, cantó con el Trío Matamoros, de Miguel Matamoros.

Después se independizó por un tiempo hasta que la disquera RCA Víctor decidió unirlo con Pérez Prado y juntos grabaron una serie de temas que se volvieron míticos; aunque, a decir de Granados, nunca se entendieron porque eran muy distintos en sus caracteres.

“Moi Domínguez, quien fue un sonero de Tabasco, me contaba cómo era la vida nocturna y musical de la Ciudad de México en aquel tiempo. Decía que Benny y Dámaso iban de un lugar a otro buscando trabajo. A veces los topaba en restaurantes y cafés.

“En alguna ocasión, Moi cantó el bolero Hoy como ayer y cuando Benny lo escuchó, le dijo que le había gustado, que lo iba a grabar y así fue. La versión que hizo de este tema fue memorable”, destacó.

Sin embargo, Granados consideró que existe otro bolero fundamental en la voz de Benny Moré, es mexicano y se llama Mucho corazón, de Ema Elena Valdelamar, quien le contó cómo transcurrió la grabación.

“Ella tenía muchos problemas para hallar a quien le grabara sus canciones, sentía que no la apoyaban en las compañías de discos hasta que le habló Mariano Rivera Conde (esposo de Consuelito Velázquez), director musical de RCA Víctor, para decirle que Los Bribones le grabarían Mil besos, mientras que Benny Moré y Lalo Montané (El Dueto Fantasma) se encargarían de Mucho corazón”.

La única condición que Ema Elena Valdelamar puso es que le permitieran estar presente en la grabación. Cuando Benny Moré comenzó a cantar, la compositora lo interrumpió para decirle que estaba haciendo una incorrecta pronunciación.

“No se dice: ‘Di si encontrastes en mi pasado, se dice, di si encontraste’, ante lo cual él respondió: '¡Qué barbaridad, usted cómo molesta!'. Lo intentó de nuevo y se equivocó varias veces más, mismas que Ema Elena siguió interrumpiendo hasta que el bolero salió perfecto.

“Al salir del estudio, Benny salió furioso diciéndole que nunca volvería a cantar Mucho corazón y ella le respondió: ‘Qué me importa, ya la dejaste grabada fenomenalmente’”.

La compositora llegó a contarle a Pável que “El Bárbaro del Ritmo” era un muchacho alto, delgado que usaba una arracada. Fue la primera vez que ella veía a un hombre con arracada.

“La canción se convirtió en todo un éxito. Tiempo después, la hija de Chava Flores viajó a Cuba y al visitar la tumba de Benny Moré, vio que decía: ‘Benny Moré, mucho corazón’. Fue una canción que, finalmente, lo había conmovido. La anécdota me gusta porque significa que él tuvo mucho que ver con México”.

El intérprete de temas como Me voy pal pueblo y Desdichado fue muy enamoradizo y tuvo varios hijos.

“Al observarlo en las películas viejas, se le ve que deslumbraba en el escenario. Tenía muchos imitadores como Yeyo Estrada, Kiko Mendive y otros cantantes cubanos. Tony Camargo, afamado por su canción El año viejo, se inspiró en él y yo creo que la música cubana se inspiró en la voz de Benny”.

De acuerdo con el escritor e investigador musical Pável Granados, México fue el país donde principalmente triunfó y se le veneró.

“En Cuba lo quieren mucho, pero aquí lo sentimos muy nuestro. A Pérez Prado prácticamente no se le recuerda en Cuba, pero a Benny sí, se le quiere en los dos lados. Fue todo un fenómeno cultural y musical, es una leyenda”, concluyó.