Todos mis diseños llevan la firma del arcoiris Gislenne Zamayoa

0
0

 

 

México, 5 May (Notimex).- En un mundo tradicionalmente machista como el de la arquitectura y la construcción, Gislenne Zamayoa, mujer transgénero, se ha abierto paso gracias a su talento y determinación.

Hoy se dedica a la arquitectura en diseño sustentable, y es la única mujer trans acreditada por Protección Civil para realizar dictámenes estructurales luego del terremoto del 19 de septiembre del 2017.

“De alguna manera mi historia casi me termina matando. Tomé la determinación de que sí quería vivir, y vivir bajo mis propios lineamientos y mis propias condiciones.

"Tomé la decisión de ser lo que hoy en día he logrado ser como Gislenne, no solamente como arquitecta sino también como mujer trans y activista en la Ciudad de México”, destacó.

Gislenne hizo un pacto consigo misma: en cada proyecto que firma incluye a profesionistas LGBT+, y aunque la gente todavía tiene dudas ha logrado dar trabajo a 14 personas trans.

“Ha sido muy lindo porque este aporte tiene el sello arcoiris. Yo creo que el día de mañana no van a preguntar: ¿quién hizo ese diseño o quién hizo esa edificación? Sino más bien es como decir: es un hijo de la familia LGBT”, dijo.

Además de la arquitectura, Zamayoa se dedica al activismo y es fundadora del Grupo de Personas Trans x Los Objetivos, que cuenta con una fanpage con más de cuatro mil personas y busca crear mejores ciudadanos, un ambiente de respeto y sobre todo visibilizar a ese sector.

Para lograrlo, asegura que prefiere hacer un activismo inteligente antes que insurgente; “a través de otro tipo de vertientes, otro tipo de cuestiones, y a partir de pequeños esfuerzos se ha sumado mucha gente, y se siguen haciendo cosas a favor de la visibilidad, a favor de un sentido progresista, a favor de un cuestionamiento social sobre lo que debe de ser una persona trans”.

La visibilidad enseña y educa a la sociedad, las personas trans tienen una identidad; viven al igual que cualquier otra, palpan y transitan dentro de las ciudades inherentes.

Gislenne sabe que los estigmas continuarán existiendo. “Las personas LGBT están metidas dentro de un paréntesis de diferencia. Nos hacen falta muchas cosas; las personas trans siguen muriendo, siguen siendo estigmatizadas y discriminadas”.

En su opinión, “necesitamos consolidarnos como una comunidad diversa y no estar peleando por los intereses de cada uno. Una consolidación humana entre nosotras mismas; primero como comunidad trans y también como comunidad LGTB, para enseñar a la sociedad que nos respete. Si no nos respetamos nosotros mismos dentro de la comunidad, nadie lo hará”.