Merkel reprocha a Trump unos comentarios que atentan contra la «grandeza» de EEUU

0
4

 

 

La canciller alemana Angela Merkel cargó este viernes contra los recientes tuits del presidente Donald Trump contra mujeres congresistas de origen extranjero estimando que son contrarios a la "grandeza" de Estados Unidos.

"Me distancio claramente" de estos ataques y "soy solidaria" con estas mujeres, dijo Merkel en conferencia de prensa.

"La fuerza de Estados Unidos reposa en el hecho de que gente de diferentes (orígenes) contribuye a la grandeza del país", afirmó la canciller, que tiene relaciones difíciles con el presidente Trump.

Por ello, esos tuits de Trump atacando a las cuatro representantes del partido Demócrata "son contrarios a la grandeza de Estados Unidos" alegó Merkel.

El lunes, la primera ministra británica, Theresa May, ya había considerado "totalmente inaceptables" las declaraciones de Trump sobre las congresistas demócratas de origen extranjero.

El ministro británico del Interior, Sajid Javid, instó a las personalidades públicas a "moderar sus expresiones" para no contribuir a atizar las divisiones, y aseguró que a él, de padres paquistaníes, también le instaron a volver a su país cuando era niño.

En un tuit, el presidente estadounidense se preguntó, aludiendo a las parlamentarias, muy críticas con su gestión: "¿Por qué no vuelven y ayudan a arreglar los lugares completamente quebrados y plagados de crimen de donde provienen?".

Trump no nombró a ninguna congresista, pero su mención a las "Representantes Demócratas 'Progresistas'" fue interpretada como una alusión a Alexandria Ocasio-Cortez, de Nueva York; Ilhan Omar, de Minesota; Rashida Tlaib, de Michigan; y Ayanna Pressley, de Massachusetts.

Omar tildó el jueves de "fascista" a Trump después de que en un mitin suyo sus partidarios gritaran "¡Devuélvanla!" [a su país], en referencia a esta legisladora nacida en Somalia.

Omar es la única de las cuatro que no nació en Estados Unidos.

– Diferencias marcadas –

La relación entre Trump y Merkel ha sido tensa desde el principio, y el líder de Estados Unidos cargó contra la canciller alemana incluso antes de asumir el cargo.

Durante su campaña electoral, el magnate inmobiliario estadounidense calificó de "error catastrófico" la decisión de Merkel de acoger a un millón de solicitantes de asilo y sugirió que estaba "arruinando Alemania".

Merkel había compartido una relación visiblemente cálida con el ex presidente estadounidense Barack Obama. En cambio, su contacto con Trump ha sido formal y frío.

Además de las sorprendentes diferencias en sus personalidades, Merkel, médico de formación, prefiere un enfoque reflexivo, mientras que el multimillonario estadounidense es conocido por sus arrebatos en Twitter.

Marcando la pauta en su primera llamada telefónica con Trump después de que asumiera el cargo, Merkel le ofreció su cooperación, pero también le recordó los valores democráticos.

Esta advertencia inusual llevó a algunos comentaristas a sugerir que Merkel asumió el papel de "líder del mundo libre", un título normalmente reservado a los presidentes de los Estados Unidos.

Desde entonces, Trump ha cargado repetidamente contra Alemania por no pagar su "justa parte" por la defensa transatlántica.

También ha atacado a la vital industria de exportación alemana que, según él, está perjudicando a los productores estadounidenses.

Las tensas relaciones y la decisión de Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo climático de París de 2015 llevaron a Merkel a la conclusión de que Washington ya no es un socio fiable.

Europa debe dar un paso adelante como actor en los asuntos mundiales, dijo Merkel en 2017, señalando que la UE necesita asumir el control de su destino en la era Trump.