Combatir pobreza y hacer de inversión “una obsesión”, llama líder del CCE

0
2

 

 

México, 27 Feb (México).- El nuevo presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, llamó al Ejecutivo federal a sumar esfuerzos para eliminar la pobreza extrema en seis años y hacer de la inversión “una obsesión”, para alcanzar un crecimiento económico de 4.0 por ciento.

Al tomar protesta al cargo para sustituir a Juan Pablo Castañón, el empresario se dirigió al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para hacerle dos propuestas en el arranque de su gestión al frente de esa cúpula empresarial.

La primera es convocar al país a erradicar la pobreza extrema en ese plazo. “Haga historia, nosotros le ayudamos. Podemos movilizar a los sectores más urbanizados de la sociedad”, manifestó.

Como ejemplo de colaboración se tiene el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro, en el que están identificadas casi 80 mil empresas a dos meses de su puesta en marcha y que darán cabida a miles de jóvenes para su entrenamiento y preparación, manifestó.

El dirigente empresarial propuso también a López Obrador impulsar la economía mexicana a un crecimiento de 4.0 por ciento durante los siguientes años, al tener una inversión de entre 25 y 27 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Dijo que la razón es porque la inversión pública se ha reducido en los últimos años y la privada no ha alcanzado a compensar esa situación, lo que ha impedido llegar los niveles requeridos para ello.

“México cree en usted señor presidente y estoy seguro que el entusiasmo que ha generado al abordar retos tan complejos, como el robo de combustibles, será poco comparado con la pasión que puede despertar el combate a la pobreza y la promoción de las inversiones”, enfatizó.

“Queremos un México en el que todos pongamos y en el que todos ganemos”, insistió el nuevo presidente del CCE, organismo que representa a un millón 300 mil empresas y que generan más de 18 millones de empleos formales.

Ante funcionarios federales e invtados especiales, Salazar Lomelín refrendó el compromiso del sector productivo para tener una actitud propositiva, y confió en que la política pública lleva a un equilibrio a la economía y la sociedad.

Por ello, resaltó la labor empresarial como fuente de bienestar; “una empresa tiene sentido cuando al producir el valor económico también genera valor social. Empresa sin sociedad es una injusticia. Sociedad sin empresa es una quimera”, añadió.

Para Juan Pablo Castañón, presidente saliente del CCE, la desigualdad, la pobreza y la exclusión que enfrenta el país son problemas inaceptables.

Coincidió en que es necesario construir un gran acuerdo para definir el camino a seguir, “haciendo cada quien lo que nos corresponde”.

“Desde nuestra perspectiva, México tiene que dejar de subsidiar la pobreza para combatirla de manera sustentable a través de empleos mejor remunerados, de oportunidades para que todos puedan salir adelante con su propio esfuerzo, mediante un trabajo que dure y que rinda”, sostuvo.

Contenidos Relacionados