Alina Kiliwa, la rotulista que abre paso a las mujeres con su pincel

0
11

 

 

México, 7 Mar (Notimex).- Abrirse paso en las letras, en específico en los rótulos, no ha sido una tarea  fácil para Alina Kiliwa, ya que se trata de un oficio que por mucho tiempo había sido relegado para las mujeres.

“Eso no me ha limitado a seguir mi trabajo, aunque muchas veces ha pasado que cuando estoy trabajando en la calle, la gente se acerca y pregunta qué en dónde está el maestro que pinta, entonces hay que explicarles que eso también lo pueden hacer las mujeres, eso y muchos otros oficios”, expresó.

Desde muy joven, Kiliwa mostró un gran interés por los rótulos que ya son parte del paisaje urbano. “Siempre me llamaron la atención los murales, pero con letras, como los que hacen los sonideros en los que anuncian los conciertos”.

Para ella, aprender este oficio no ha sido fácil, pues cuando inició hace seis años, no había una escuela o centro en donde aprenderlo.

“Lo fui aprendiendo con los rotulistas en las calles, aunque estos se negaban a darme clase, solo decían que podía ver, ellos no sabían explicar además”, señaló.

Actualmente, el oficio de los rótulos ha sido desplazado por las impresiones digitales y las computadoras, que han hecho que este se vea en peligro de desaparecer.

“Nos hemos perdido con todo lo que se hace rápido y en digital, pero creo que también estamos volviendo a las cosas de antes, no solo en los rótulos, en todo, están volviendo todos esos oficios artesanales como la cerámica o bordados, y creo que eso está bien, valorar lo que está hecho a mano, así como las letras”, subrayó.

Diseñadora gráfica de profesión, Alina se ha apropiado de los rótulos para convertirlos no solo en anuncios, sino en mensajes que la gente pueda ver mientras camina por la calle.

“Actualmente hago temas en apoyo a las mujeres o sobre el acoso, pero por lo general, trato de dejar mensajes en la calle que le generen algo a las personas en su vida cotidiana, como una sonrisa o que los haga reflexionar de una forma positiva. Si van a estar en la calle y a veces tenemos un día pasado,  y si se encuentran algo que yo les dejo escrito en la calle, trato siempre de que eso los aliente”.

Alina forma parte de un grupo de mujeres que salen a las calles a pegar sus mensajes o ilustraciones, esos mismos que podemos encontrar en diversos puntos de la ciudad. 

“Paste Up Morras surge a partir de que me di cuenta de que la mayoría de los que pegaba carteles en las calles lo hacían mujeres, las fui contactando en redes sociales e hicimos un grupo para avisar cuando saldremos a pegar para no estas solas y cuidarnos entre nosotras”, relata.

En su opinión, es importante hacer estos grupos, “es importante salir en grupo, es mejor si vas acompañada”.

Para finalizar, Kiliwa hace una invitación a todas las mujeres que se dedican a los rótulos o a las que empiezan, a que no abandonen este oficio que de alguna forma ha sido parte de la identidad urbana.

“Pienso que mientras algo te guste mucho aunque suene trillado, aunque no sea fácil, por ejemplo, en el mundo de las letras que requiere de mucha práctica y dedicación, pero si es tu pasión, no lo dejes de hacerlo nunca”.