Bolsonaro logra en Brasil votación abrumadora pero habrá segunda vuelta

0
5

 

 

Río de Janeiro, 8 Oct (Notimex).- El candidato de ultraderecha a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, logró una votación abrumadora de 46 por ciento en los comicios de hoy, pero sin lograr evitar el segundo turno, en el que se enfrentará al socialista Fernando Haddad, quien obtuvo 29 por ciento.

Su imagen de exmilitar incorruptible, de soluciones radicales y populistas contra la criminalidad y la corrupción política, así como su rechazo visceral al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva y su Partido de los Trabajadores (PT), le valieron un apoyo masivo en los estados del sur, sureste y centro de Brasil.

Bolsonaro no logró imponerse en primero turno, porque los estados del noreste, una de las regiones más pobres y más beneficiadas por las políticas de reducción de pobreza y desigualdad durante 13 años del PT, se mantuvieron como bastiones de la izquierda.

Con más de 49 millones de votos válidos, Bolsonaro esperaba evitar el segundo turno y confiaba en que “iría a la playa” el día 28, pero tendrá otros 20 días de campaña contra Haddad, quien aspira a remontar y recuperar los votos de otros candidatos, apostando en los debates de televisión cara a cara.

Bolsonaro, el único candidato que no apareció ante la prensa, y quien sigue en convalecencia médica tras el atentado que sufrió del 6 de septiembre, dijo tras la votación en una alocución por Facebook que el sistema de urnas electrónicas le impidió imponerse en el primer turno.

“Si tuviéramos confianza en el voto electrónico, ya tendríamos la votación del futuro presidente de la República decidido hoy”, dijo, al reiterar un controvertido mensaje que repitió durante semanas, al arrojar dudas de que el sistema de urnas electrónica podría ser intervenido para perjudicarle.

En una nueva muestra de sus posiciones represivas en temas sensibles, Bolsonaro dijo que “pondrá un punto final a todo el activismo en Brasil”, en referencia a los movimientos de campesinos sin tierra y ambientalistas.

“No podemos continuar flirteando con el comunismo y el socialismo”, aseveró, acompañado por su asesor en material de economía, el ultraliberal Paulo Guedes.

“Disminuiremos el tamaño del Estado. Tendremos como máximo 15 ministerios. En el primer año (de su eventual mandato), extinguiremos o privatizaremos al menos 50 (empresas) estatales”, agregó.

Su popularidad, en auge en las dos últimas semanas en las que casi duplicó su intención de voto, se tradujo también en victorias de sus hijos que competían en estos comicios generales.

Eduardo Bolsonaro, candidato a diputado, recibió 1.8 millones de sufragios en Sao Paulo y es ya el candidato más votado de la historia de Brasil en números absolutos, mientras otro hijo, Flavio, fue elegido senador por Río de Janeiro.

Sin embargo, Bolsonaro deberá ahora enfrentarse a Haddad, quien ya maniobra para obtener los apoyos de otros partidos para hacer frente al exmilitar.

“Queremos unir a los demócratas de Brasil, queremos unir a las personas que tienen atención a los pobres de este país, tan desigual”, dijo Haddad tras el reporte de los resultados.

“Vamos para el campo democrático con una sola arma: el argumento. Nosotros no llevamos armas, vamos con la fuerza del argumento para defender Brasil y a su pueblo, sobre todo el pueblo más sufrido”, agregó, en referencia a la propuesta de Bolsonaro de autorizar el porte de armas.

El tercero más votado en los comicios de este domingo, el centroizquierdista Ciro Gomes, quien obtuvo 12.5 por ciento con 12.8 millones de votos, dijo que apoyará a Haddad, porque su historia personal está “con la democracia y contra el fascismo”.

Hasta ahora, desde las elecciones presidenciales de 1989, nunca un vencedor en primer turno perdió en segundo en Brasil, lo que coloca a Bolsonaro como gran favorito para gobernar el gigante sudamericano a partir del 1 de enero.

El giro conservador de un país gobernado durante 13 años por la izquierda, hastiado de la corrupción revelada por la Operación Lava Jato y empobrecido por la crisis económica sin tregua, fue también significativo en los puestos a gobernador, así como a diputado federal y senador.

Grandes colegios electorales, como Río de Janeiro, Minas Gerais y, sobre todo, Sao Paulo, irán a segunda vuelta el día 28 entre candidatos conservadores, con algunas sorpresas de última hora respecto a los sondeos por causa de la “oleada Bolsonaro”.

En Minas Gerais, la expresidenta Dilma Rousseff, que lideraba las encuestas para ser senadora, quedó en la cuarta posición y ejemplificó una debacle del PT y de sus figuras históricas que solo fue amortiguada por el apoyo del noreste.