Celebran un siglo del descubrimiento del Copilco prehispánico

Share on TumblrShare on Tumblr Share on MyspaceShare on MyspaceShare via emailShare via email Share

 

 

México, 7 Ago (Notimex).- A un siglo de las excavaciones hechas en Copilco por los hermanos Manuel y Gabriel Gamio, sus aportes serán analizados en el encuentro académico “Copilco, bajo un mar de lava. A cien años de su descubrimiento”, que reunirá a 20 investigadores en el Museo de El Carmen, el 10 y 11 de agosto.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó a través de un comunicado que junto a Cuicuilco, Copilco fue otro sitio al sur de la ciudad que también quedó sepultado ante la erupción del volcán Xitle, alrededor del 250 d.C.

De tal forma que el 11 de agosto de 1917, el arqueólogo Manuel Gamio, director de Estudios Arqueológicos y Etnográficos, y su hermano Gabriel Gamio, inspector de la misma, empezaron las excavaciones en Copilco al aplicar técnicas estratigráficas.

Los trabajos se encuentran a cargo de la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos del INAH (DRPMZAH).

Por otra parte, entre los temas que se abordarán resaltan las primeras investigaciones arqueológicas, el nuevo levantamiento topográfico, la caracterización de la cerámica hallada en el lugar, el paisaje y paleoambiente de Copilco antes de la erupción del volcán Xitle, entre otros.

Los estudios revelan que antes de verse afectado por la furia del volcán Xitle, era abundante en fuentes de agua, tierra fértil y vegetación; ante la afectación de las tierras por la permanente caída de ceniza provocó el abandono paulatino de la población.

Para la arqueóloga Margarita Treviño, la presencia de cerámica característica de las fases Ticomán-Zacatenco en los contextos arqueológicos, demuestra que el auge de la aldea de Copilco se dio entre 800 y 200 a.C., en el periodo Preclásico Medio.

José Ignacio Sánchez Alaniz, director del proyecto de investigación de la DRPMZAH, explicó que los trabajos encabezados por Gamio se realizaron en cuatro túneles cavados bajo la lava, y aunque su extensión varía, su altura oscila entre 1.5 y 1.75 metros, y entre 2 y 2.5 metros de ancho.

Entre los hallazgos más importantes aparecen los entierros de adultos y de niños, excavados en el suelo, en fosas cilíndricas o dentro de vasijas, además de encontrar figurillas y silbatos de cerámicas, navajas, punta y núcleos de obsidiana, así como fragmentos de pedernal, esculturas, metates, molcajetes y manos de piedra.

Igualmente, se encontraron pavimentos de piedra, que podrían corresponder a pisos o cimientos de casas, los informes indican que esos elementos estaban próximos a la base de la lava.

En un frente distinto, el “Proyecto Copilco”, un sitio arqueológico del Pedregal de San Ángel, exploró los túneles abiertos por Manuel Gamio, donde se encontró una figurilla antropomorfa, lítica tallada, el fragmento de un resto óseo y materiales cerámicos, lo que refiere a un contexto asociado al área de las fosas de enterramiento descubiertas por Gamio.

Share on TumblrShare on Tumblr Share on MyspaceShare on MyspaceShare via emailShare via email Share