Crecen kilómetros de ciclovías en Chile

Share on TumblrShare on Tumblr Share on MyspaceShare on MyspaceShare via emailShare via email Share

 

 

Santiago, 18 Abr (Notimex).- Hasta hace algunos años, día a día se vivía una verdadera pelea entre los conductores de vehículos y los ciclistas, quienes en la última década registraron un explosivo crecimiento producto de nuevas tendencias de transporte en el mundo.

Esta disputa por las calles, que muchas veces terminó con ciclistas heridos de diversa gravedad, obligó a las autoridades nacionales y locales a implementar "ciclovías" que permitieran encauzar con seguridad el desplazamiento de las bicicletas.

De esta forma, una de las estrategias consistió en eliminar parte del espacio destinado a los vehículos para segregar la vía y dejar una especie de corredor para quienes andan en dos ruedas, lo que se reforzó con señalética y un color especial en el piso.

Según estadísticas oficiales, los ciclistas urbanos experimentaron un crecimiento promedio de 20 por ciento anual a partir de 2005, cuando los santiaguinos se percatan que sus desplazamientos pueden ser más rápidos en bicicleta que en automóvil debido a la congestión vehicular.

El aumento en la cantidad de ciclistas se fortalece en 2007 con la implementación del sistema de transporte público TranSantiago, el que colapsa por una mala planificación y obliga a las personas a desplazarse por otros medios, donde la bicicleta fue una de las alternativas favoritas.

Primero por las veredas, con el consiguiente riesgo para los peatones, y luego por las calles, donde “compiten” con los vehículos con motor, los ciclistas lograron el paso de los años ganarse un espacio y que las autoridades les dejaran un lugar exclusivo.

Así, la red vial comenzó a incorporar las ciclovías, senderos que se construyeron por calles y parques para que las bicicletas se desplacen con seguridad para todos, en especial para sus ocupantes, a quienes se les exige al menos llevar casco.

El Plan Maestro de Ciclovías para la Región Metropolitana, donde se ubica Santiago, pretende contar con al menos 640 kilómetros de ciclovías, de los cuales 500 estarán dentro de la ciudad y 140 en áreas rurales.

Según el plan, en 2032 Santiago debería tener 952 kilómetros de ciclovías.

La estrategia contempla la habilitación del sistema “Bicimetro”, para guardar la bicicleta en algunas estaciones del Metro (ferrocarril urbano), y el apoyo a iniciativas privadas de préstamo de los vehículos de dos ruedas.

De esta forma, la capitalina comuna de Providencia lanzó en 2008 un sistema de arriendo de bicicletas públicas, sistema que luego fue imitado por otras comunas y por una empresa que colocó puntos de alquiler en varios lugares de Santiago.

La bicicleta, un medio de transporte que se consolida en Santiago y que, gracias a las autoridades, tiene por estos días un desplazamiento más seguro por las calles de la capital chilena.

Share on TumblrShare on Tumblr Share on MyspaceShare on MyspaceShare via emailShare via email Share